Cultivando tu valentia... porque, como y cuando!

El coraje es el salvador que marcha a nuestro lado cuando aparece el miedo.

Puede inspirar ráfagas de audacia que nos ayudan a expresar nuestras mentes, seguir nuestros corazones y mostrar nuestras almas a los demás.  

Sin él, no podemos crecer ni prosperar.

A veces nos vemos atrapados en la idea errónea de que ser valiente significa superar el miedo.

Pero el coraje no está mirando más allá del miedo; Lo está reconociendo e incluso abrazándolo.

El valor no es la ausencia de miedo.

Es estar asustado, preocupado, inseguro y listo para correr, y aún así encontrar una manera de hacer lo que realmente quieres hacer, lo que otros necesitan que hagas o lo que crees que es correcto, a pesar de todo ese miedo.

Revisemos algunas ideas que nos puedan ayudan a cultivar valor, la valentía, el coraje, el arrojo, el temple, el denuedo y el animo:

Haz que el miedo sea tu amigo 

Deja de culpar al miedo por detenerte y reconoce la extraña paradoja que existe: tus miedos nunca desaparecerán por completo, y nunca ganarás la batalla contra ellos.

Cuando finalmente puedes aceptar los miedos e invitarlos a participar, haces que el coraje sea más accesible.

Abraza el coraje como una respuesta consciente al miedo. 

Los miedos son necesarios: pueden impulsarnos a nuevas alturas si elegimos responder a ellos de manera consciente en lugar de reaccionar a ellos a ciegas.

Hacer esto nos permite llegar a ser más grandes que nuestros miedos y actuar de manera reflexiva a pesar de ellos.

Si utilizas tu práctica de meditación para resistir la respuesta predeterminada de lucha o huida, es probable que sientas que tu coraje aumenta en las pausas silenciosas. 

Comprométete a la acción 

Incluso si no crees (¡aún!) en ti… debes asumir que vas a tomar los pasos necesarios, anúnciate (a usted mismo, a los demás) que estas comprometido a tomar medidas.

Al hablarlo, te adueñas de tus acciones y haces que otros sean testigos de tu compromiso, responsabilizándote e invitándolos a que te apoyen.

Eventualmente obtendrás el valor para actuar en este compromiso audaz.

El primer paso no es realmente tomar acción, es establecer la intención de actuar. 

Se vulnerable

El compartir tus miedos y ansiedades con los demás puede hacer que parezcan mucho menos temibles e insuperables.

Pronto te darás cuenta de que no estás solo, y una vez que sientas la fuerza de una comunidad que te rodea y la empatía de los demás que entienden tu situación, será más fácil dar ese salto.

 Hazlo por los demás.

Las luchas de amigos y seres queridos, o los desafíos que enfrentan las comunidades en crisis, presentan oportunidades para presentarse y ser valientes de maneras totalmente desinteresadas.

 A veces eso es lo que se necesita para encontrar nuestro propio valor.

Cuando nuestras acciones impactan más que nuestras propias vidas, el efecto dominó, incluido el hecho de inspirar a otros a pasar a la acción, puede proporcionarnos un gran sentido de poder.

Esta semana que inicia, vamos a pensar, actuar y vivir mejor, con mas valentía.

Te invitamos… nos aceptas?

Somos Bilingüe Canada