Amor

Hacer o No Hacer... El Dilema!

WhatsApp+Image+2019-06-23+at+6.02.35+PM.jpg

Todos los días vas a pelear contigo mismo por algo.

Todos los días pensaras que debes hacer algo que no haces.

Y todos los días pensaras que no necesitas hacer algo que haces.

Esa será la lucha. 

La decisión de hacer o no hacer no debe basarse en lo que otros pensarán de ti.

Debería partir de un período de oración contemplativa, desde una profunda sensación de devoción, de entrega a tus mas profundos planes. 

El alma sabe qué hacer.

Deja ir por un tiempo el sentido falso del yo y descubre lo que quiere el verdadero yo.

El verdadero yo conoce el camino, y ese camino estará marcado por un sentido de paz interior.

Esta semana, mas que pensar, deja que tu alma te hable.

Somos Bilingüe y apoyamos tus pasos hacia la libertad.

Cultivando tu valentia... porque, como y cuando!

El coraje es el salvador que marcha a nuestro lado cuando aparece el miedo.

Puede inspirar ráfagas de audacia que nos ayudan a expresar nuestras mentes, seguir nuestros corazones y mostrar nuestras almas a los demás.  

Sin él, no podemos crecer ni prosperar.

A veces nos vemos atrapados en la idea errónea de que ser valiente significa superar el miedo.

Pero el coraje no está mirando más allá del miedo; Lo está reconociendo e incluso abrazándolo.

El valor no es la ausencia de miedo.

Es estar asustado, preocupado, inseguro y listo para correr, y aún así encontrar una manera de hacer lo que realmente quieres hacer, lo que otros necesitan que hagas o lo que crees que es correcto, a pesar de todo ese miedo.

Revisemos algunas ideas que nos puedan ayudan a cultivar valor, la valentía, el coraje, el arrojo, el temple, el denuedo y el animo:

Haz que el miedo sea tu amigo 

Deja de culpar al miedo por detenerte y reconoce la extraña paradoja que existe: tus miedos nunca desaparecerán por completo, y nunca ganarás la batalla contra ellos.

Cuando finalmente puedes aceptar los miedos e invitarlos a participar, haces que el coraje sea más accesible.

Abraza el coraje como una respuesta consciente al miedo. 

Los miedos son necesarios: pueden impulsarnos a nuevas alturas si elegimos responder a ellos de manera consciente en lugar de reaccionar a ellos a ciegas.

Hacer esto nos permite llegar a ser más grandes que nuestros miedos y actuar de manera reflexiva a pesar de ellos.

Si utilizas tu práctica de meditación para resistir la respuesta predeterminada de lucha o huida, es probable que sientas que tu coraje aumenta en las pausas silenciosas. 

Comprométete a la acción 

Incluso si no crees (¡aún!) en ti… debes asumir que vas a tomar los pasos necesarios, anúnciate (a usted mismo, a los demás) que estas comprometido a tomar medidas.

Al hablarlo, te adueñas de tus acciones y haces que otros sean testigos de tu compromiso, responsabilizándote e invitándolos a que te apoyen.

Eventualmente obtendrás el valor para actuar en este compromiso audaz.

El primer paso no es realmente tomar acción, es establecer la intención de actuar. 

Se vulnerable

El compartir tus miedos y ansiedades con los demás puede hacer que parezcan mucho menos temibles e insuperables.

Pronto te darás cuenta de que no estás solo, y una vez que sientas la fuerza de una comunidad que te rodea y la empatía de los demás que entienden tu situación, será más fácil dar ese salto.

 Hazlo por los demás.

Las luchas de amigos y seres queridos, o los desafíos que enfrentan las comunidades en crisis, presentan oportunidades para presentarse y ser valientes de maneras totalmente desinteresadas.

 A veces eso es lo que se necesita para encontrar nuestro propio valor.

Cuando nuestras acciones impactan más que nuestras propias vidas, el efecto dominó, incluido el hecho de inspirar a otros a pasar a la acción, puede proporcionarnos un gran sentido de poder.

Esta semana que inicia, vamos a pensar, actuar y vivir mejor, con mas valentía.

Te invitamos… nos aceptas?

Somos Bilingüe Canada

No manejes tu tiempo... Maneja tu energia!

Photo by Hal Gatewood on Unsplash

¿Trabajas duro todos los días?

¿Gastas toda tu energía en ganarte la vida?

¿Y… te sientes agotado al final del día?

Si es así, hay algo mal que necesita ser arreglado. Y la solución es más fácil de lo que piensas.

Es muy frecuente encontrar a personas que se plantan frente al televisor todas las noches con una bolsa de papas fritas.

A menudo escuchamos como ellos se sienten cansados e infelices sin razón aparente.

Seamos honestos.

Si actualmente no disfrutas de tu vida y no te despierta todas las mañanas con una sensación de emoción, de ganar de comerte el mundo a pedacitos, debes hacer algo al respecto.

Mereces vivir una buena vida.

Las personas en tu vida, a tu alrededor, también se lo merecen.

La felicidad, cualquiera que sea el concepto que tengas de ella, proviene de una fuente: tu energía interna.

Cuando te sientes bien, haces y logras mucho más. Alcanzas un mejor resultado (en todo).

¿Y sabes qué? Ni siquiera es un concepto nuevo.

Como todas las ideas del mundo, ya se ha pensado. (Todo ya esta escrito)

Pero como todas las ideas, es la ejecución la que es “difícil”.

Si quieres aplicar este cambio en tu vida, debes conocerte a ti mismo.

Mejora tu autoconocimiento preguntándote cosas como:

¿Por qué estoy de buen humor hoy?

¿Por qué estoy de mal humor hoy?

¿Por qué estoy feliz en este momento?

¿Por qué estoy estresado en este momento?

Para responder a esas preguntas, lleva un diario.

¿Energía alta? De buen humor, sintiéndome confiado, mirando hacia el futuro, con el pecho en alto, sonriendo, divirtiéndome y haciendo lo que me dé la gana.

¿Energía baja? Mal humor, triste, temeroso del futuro, tímido, evitando el contacto visual, preocupado, etc., etc.

Ahora, puedes pensar que eso es bastante obvio.

Pero nadie nos ha enseñado a manejar nuestra energía. O si?  

No ha sido al menos en mi caso, una materia cursada en la escuela, ni en el trabajo, ni en los negocios.

Pero la gestión del manejo de la energía ha tenido un gran impacto en la calidad de mi vida.

Se trata de la gestión del tiempo, eso es lo que no funciona. Nos hacen énfasis en manejar el tiempo y eso no funciona tan bien como manejar la energía.

"Entonces, ¿cómo manejas realmente tu energía?"

En la práctica, se ve así. Pregúntate:

"¿Qué actividades destruyen mi estado de ánimo y drenan, agotan mi energía?"

“¿Qué actividades me hacen sentir bien y me dan energía?”

Antes de que algunos salgan y digan: "Me encanta salir de fiesta y gastar todo mi dinero", quiero decir que si quieres hacerte el inteligente”, ve y haz eso en otro lugar.

Aquí estamos en una campaña de crecimiento humano y no de destrucción humana.

Aquí hay un ejemplo de lo que quiero decir.

Creo que escribir es una actividad dura y tediosa. No lo disfruto en absoluto, para ser honesto.

Sin embargo, después de hacerlo, me siento bien conmigo mismo y me da mucha energía. Así que eso me hace sentir que vale la pena.

Así que no se trata de evitar cosas difíciles. Se trata de ver los resultados que las actividades tienen sobre tu estado de ánimo.

Aquí hay otras tres cosas que he aprendido acerca de cómo administrar nuestra energía.

Identifica el 20% de las actividades que te brindan los mejores resultados en cada aspecto de tu vida.

Mira tus relaciones, negocios, salud, dinero.

Luego, enfócate en hacer más de las actividades que mejoran esos aspectos.

Re-evalúa continuamente.

Obtén tus propios comentarios.

Escríbelos en tu diario.

Y siempre pregúntate si estás en el camino correcto.

La vida no es estática.

Debes ajustar su curso manualmente.

No hay piloto automático.

Así que siempre tómate un tiempo todos los días para reflexionar y mirar hacia adelante.

No tienes que estar de buen humor todo el tiempo.

Eso no es realista.

Mi objetivo es estar de buen humor el 95% del tiempo.

Además, puedes estar de buen humor y pasar por dificultades.

La vida es dura.

Así que es mejor estar de buen humor para hacerlo más fácil.

Mira, la vida es larga.

Y si juegas bien, puedes hacer la mayoría de las cosas que siempre quisiste.

Solo necesitas tener paciencia y administrar tu energía para poder DISFRUTAR de las cosas que haces.

Comienza ahora preguntándote: "¿Qué es lo único que puedo hacer hoy para mejorar mi estado de ánimo?"

Hazte la misma pregunta cada mañana, apenas pongas los pies fuera de la cama.

Y lo mismo al día siguiente.

Maneja tu energía… Obtén mas de la vida…

Vive una vida maravillosa!!!